La Cultura Popular le canta sus cuatro verdades a Abreu, pincha el siguiente enlace y luego dale play al reproductor:

miércoles, 14 de diciembre de 2011

La cultura nacional en una posición defensiva y de negociación subordinada: ¿Participación IGUALITARIA o auto regulación?

La cultura nacional en una posición defensiva y de negociación subordinada:
¿Participación IGUALITARIA o auto regulación?
Comentario a la entrevista de Cecilia Todd en Ciudad Caracas

Por: Diego Silva Silva

Querida Cecilia:

Leyendo la entrevista que concediste a Ciudad Caracas, encuentro que una de tus expresiones terminó por darle el título a la entrevista. “La música popular merece tanto apoyo como el sistema de orquestas”.

Quiero entender, y estoy seguro que tu intención fue decir que no apoyas políticas excluyentes ni de persecución (en el plano cultural)...yo tampoco, pero por un pequeño detalle, la expresión cae en el campo de la participación igualitaria de una compleja corporación transnacional de orquestas, que no representa nuestros más sentidos valores en la música (LA CREACIÓN Y NO LA REPETICIÓN DE MODELOS) con los valores que tú misma has representado durante toda tu vida.

La Cultura Popular no puede ser tratada de manera igualitaria con lo que representa el sistema de orquestas (corporación) dado el hecho que la cultura representada por las orquestas no nos pertenece aunque la hayamos heredado.

Esta presunción de igualdad de oportunidades nos hace suponer la igualdad de condiciones para ambas expresiones, que no es otra cosa que aceptar la lógica de la utopia cultural neoliberal fundamentada en el multiculturalismo, que es la interacción de un conjunto de sujetos autónomos plurales regidos por las leyes del mercado y el juego democrático.

El multiculturalismo prescinde de la unidad soberana y de la territorialidad culturalmente homogénea de la nación.

A través de este "imaginario igualitario" (presunción de valor igual..reconocimiento cultural) se incorporan al flujo social las demandas multiculturales; expresadas en el deseo y la posibilidad de la integración de sectores privilegiados dentro de las políticas de estado, consagrando con ello a los valores de las culturas hegemónicas en detrimento de los que , siendo subalternos desde el punto de vista económico y social, pasan ahora a una doble subalternidad en la medida en que son desplazados culturalmente.

Creer que poner a un niño de escasos recursos a tocar Mozart es una revolución, es una probabilidad en las culturas de Europa central, pero NO EN LA NUESTRA, allí solo se incorpora a la subalternidad al ejercicio de los valores de quienes le dominan y lo que es peor...hacerle creer que esos valores les son propios: el neocolonialismo se caracteriza por la toma de decisiones ajenas sobre objetos culturales ajenos y se profundiza el rechazo hacia los objetos culturales propios. La toma de decisiones ajenas se asume como propia y se colabora con el agente cultural ajeno que las toma; además, los objetos culturales ajenos se anhelan como propios. (Brito Figueroa, 1978, p. 710).

Es decir, la Burguesía gana espacio preeminente obligando a los desplazados (que no son otros que los exponentes de la cultura popular tradicional), a negociar sobre la igualdad de valores y de participación; esta negociación (en marcha) se hace desde luego desde una posición sumamente privilegiada de parte de los valores representados por el sistema (corporación) de orquestas que, haciéndose protagónicos, colocan a la cultura nacional en una posición defensiva y de negociación subordinada.

Si alguien aquí en Venezuela considera que la programación habitual de esta corporación de orquestas es una expresión fehaciente de la identidad nacional, le invito a un debate, a menos que, considere la identidad como un asunto frívolo y anticuado a nombre de la modernidad.

Una cosa es leer a Dante, a Shakespeare, a Virgilio, o a Widmann, y otra cosa es asumirlos como propios.

Si las políticas editoriales del estado venezolano le dieran preeminencia a los autores no nacionales (en una proporción 100 a 1) como hacen las orquestas con la música de procedencia europea en relación a los compositores venezolanos, estaríamos entonces ante una crisis epistemológica y de definición.

Hay allí un peligrosos juego ante la presunción del "Valor igual" en una sociedad democrática. Esto no es otra cosa que la subordinación que impone la llamada modernidad del capitalismo expresado en la Globalización. El Sistema (corporación) de Orquestas representa los intereses y valores de la Globalización.

Las orquestas de Cuba, incorporan compositores de casi todas las latitudes del mundo, pero le han dado siempre preeminencia a los creadores cubanos. Eso lo pueden constatar en las giras que a veces hacen al exterior, a pesar de los muy escasos recursos que poseen.

Vistas así, estos instrumentos de la heredad (las orquestas) pueden interactuar con otros protagonistas de la cultura nacional de un país, pero en las condiciones que están planteadas con el sistema de orquestas, es casi imposible.

La música y los valores que representas, querida Cecilia, están ahora en un sitial de subalternidad reprimida en relación a la que representa la corporación de orquestas.

Siempre atento a los nuevos retos que te planteas, admiro tu trabajo y tu trayectoria coherente que como recordarás, compartí en un breve pero intenso momento de mi accionar como músico instrumentista, justamente cuando los rigores del academicismo descontextualizado y disociante, estaban por hacerme olvidar mis propias raíces.

Un gran abrazo Cecilia.

Salud!!!

PD. Ojala que en los actos solemnes a El Libertador no nos impongan la preeminencia de los valores de las culturas que él, en su carta de Jamaica (como buen discípulo de Simón Rodríguez) enunciaba como co-protagonistas de la narrativa de la dominación.

diegosilvasilva@cantv.net

Nota: este artículo fue publicado en el sitio web Aporrea.org el 14/12/11

“La música popular merece tanto apoyo como el sistema de orquestas”

ENTREVISTA A CECILIA TODD

—Mucho se dice que la Revolución dividió al país en dos bandos. En el artístico eso parece evidente. ¿Es así?

—Realmente creo que la división siempre la ha habido, pero no habíamos tenido oportunidad de demostrarla. Lamentablemente, los medios de comunicación han contribuido a agudizarla, pero la verdad es que siempre hemos vivido en dos Venezuela. Por ahí un amigo dice que “Chávez nos volvió fascistas” y yo le respondo que eso no es algo que uno “se vuelve”. El que es fascista, siempre lo había sido.

—¿Y es bueno o malo que esa división haya aflorado?

—No creo que una división sea buena nunca. Somos todos venezolanos y la división duele. Uno quisiera que no fuera así, pero por lo menos uno ya sabe con quién cuenta porque antes tenías a alguien cercano con el que creías estar muy identificado y resulta que no era verdad.

—¿Ha perdido amistades?

—Lamentablemente sí. Pero he ganado el afecto de mucha gente amorosa que anda por ahí. Eso es más importante. Además, si una posición política es capaz de alejarte de alguien, quiere decir que ese afecto no sirve.

—¿La política cultural del Gobierno ha contribuido a la separación?

—Lo que se ha logrado en la cultura es importantísimo, abriendo espacios para todos. La gente nunca había ido tanto al teatro, a los conciertos, las exposiciones. Es algo asombroso, maravilloso e inédito. El otro día había una cola frente al cine Principal para ver una obra de teatro: ¿cuándo en la vida eso había pasado?

—En las familias y en otros grupos siempre hay discusiones sobre con quién estaría hoy una persona fallecida hace tiempo. En esa onda: ¿Alí Primera hoy sería chavista o escuálido?

—A todos los que tuvimos la suerte de conocerlo no nos cabe la más mínima duda porque Alí siempre fue un combatiente a través de la música y un militante de la vida y de la justicia. Seguramente apoyaría este proceso.

—La pregunta viene porque hemos visto tantas cosas… Por ejemplo: ¿qué sintió usted cuando Soledad Bravo le dedicó La canción del elegido a Nixon Moreno?

—Ahí está el tema de las dos Venezuela: como hay dos países, hay dos lecturas de hechos como ese. Yo lo que sabía de Nixon Moreno es que cada vez que encabezaba una manifestación en Mérida había destrozos; un tipo acusado de tratar de violar a una mujer policía. A lo mejor, la versión que tenía Soledad era otra. Lo que sí sé es que Silvio (Rodríguez) se sintió mucho, no por él, sino porque esa canción fue dedicada a Abel Santamaría (mártir de la Revolución Cubana, torturado hasta morir en 1953, tras el asalto al cuartel Moncada). Uno tiene que ser consecuente con sus ideas y con sus actos y saber a quién le dedica una canción como esa.

EL ESPANTOSO REGGAETÓN

—Hablando de la música de hoy, ¿condenaría usted algún género en su totalidad?

—Sí, claro, el reggaetón, la cosa más espantosa que se ha podido hacer. Cualquiera que tenga un poco de respeto, debe repudiarlo. Yo, como mujer, me siento especialmente ofendida y no entiendo cómo a algunas mujeres les fascina y lo bailan. Será que no han oído las letras porque es un irrespeto absoluto. Es una grosería, no tiene nombre, es espantoso desde todo punto de vista. Para empezar ni siquiera le diría música, ¡ja ja!

—¿Y en la música venezolana, hay algo criticable?

—Sí, ahí está el neofolclor. Con el perdón de quien se lo haya puesto, ese nombre encierra una ignorancia absoluta porque si es neo no puede ser folclor, y si es folclor no puede ser neo. Es un disparate. Además, en el caso de la música venezolana, no hace falta inventar nada para enriquecerla, es riquísima en sí misma.

—Viendo la respuesta juvenil ante Calle 13, se tiene la impresión de que muchos “se tripean” al grupo, pero no captan el mensaje. ¿Será así?

—Bueno, hay que aclarar que son algunas de sus canciones, porque Calle 13 tiene de todo. Pero yo creo que algo del mensaje trasciende, pues de lo contrario no causaría tanto impacto. Así como Kotepa Delgado decía “escribe que algo queda”, en este caso habría que decir “canta que algo queda”.

DESEQUILIBRIO MONSTRUOSO

—El movimiento musical académico, que tanto ha dado a conocer a Venezuela en el mundo, es complementario de la música venezolana o le resta espacio?

—Me parece muy bueno que haya un acercamiento general a la música, pero me parecería mucho mejor que fuese con la música popular o, por lo menos, que se le diera el mismo apoyo. Hay un desequilibrio monstruoso entre el aporte económico que se da al sistema de orquestas y a la música popular. Es un despropósito. Hay niños del páramo que tocan violín y nunca en su vida han tenido un cuatro ni quieren tocar en la Paradura del niño. Sólo tocan lo que les dicen en la orquesta, es un chip que les han metido en la cabeza. Debería existir la posibilidad de que los niños estudien música académica o popular, que aprendan a tocar cuatro, arpa, bandola, bandolina. Tuvimos 33 presidentes invitados y no les mostramos nuestro impresionante patrimonio musical, sino dos actuaciones de las orquestas con música que no es nuestra. Es absurdo, porque si yo voy a Buenos Aires no es a oír joropo, sino un malambo o una chacarera. Entonces, ¿por qué nosotros presentamos un mambo de Pérez Prado? Me sentí muy dolida. Yo quería que estuviera allí Vidal Colmenares, que esa gente supiera qué es un joropo bien tocao, bien cantao y bien bailao; que hubiera una gaita de tambora, unos galeronistas de Nueva Esparta y un calipso de Guayana con todos su colores y sonidos. Hubiese sido conveniente presentar las dos cosas, no dejar de lado nuestro patrimonio, lo que somos, nuestra cultura.

“Presidente: No cante más el tema Venezuela”

Al hablar, la voz de Cecilia Todd suena tan dulce y armónica como cuando canta. Pero lo que dice esta caraqueña de 60 años tiene su dosis ácida. Por ejemplo, cuando habla del muy exitoso tema Venezuela, que canta con frecuencia el presidente Hugo Chávez:

“Esa canción, no puede ser la bandera de nuestra música. Fue escrita con mucho cariño, como un homenaje al país, pero por extranjeros. Yo les agradezco al señor (José Luis) Armentero y al otro autor (Pablo Herrero), ellos no tienen la culpa de que nosotros la hayamos convertido en un himno. Si fuésemos un país sin música, estaría bien, pero ¿será que no hay una canción que nos represente entre tanta riqueza musical? ¿cómo es posible que los coros, todos los solistas canten esa canción que habla de tifones y volcanes? La otra vez me la pidieron y yo dije: ‘No, pana, no me pidan eso’. Jamás la he cantado y no la voy a cantar. Yo se lo he dicho ya, pero aprovecho para reiterárselo: “Presidente, no cante más esa canción porque no nos representa”.

Se muestra cáustica con los radicales que cuestionaron el reciente homenaje del Gobierno a Simón Díaz, por ser una figura vinculada a la oposición.

“Me parece maravilloso, porque Simón es uno de los personajes más queridos que tenemos. Siempre ha tenido su forma de pensar, pero lo que se reconoce es su carrera y su talento. ¿Cómo alguien puede poner en tela de juicio que se le rinda un homenaje a Simón? Es insólito.

CLODOVALDO HERNÁNDEZ
ESPECIAL PARA CIUDAD CCS

CELAC e ideología (Apreciado Pérez Pirela)

Por: Diego Silva Silva

Abriste el programa del lunes 5 de diciembre con el trasfondo sonoro de Alí Primera (gran ausente de la CELAC, a pesar de haber sido él un gran americanista), que te acompañó durante buena parte del primer segmento

Pasaste a hacer una crítica (que tu llamas auto-crítica) al extraño caso del autogol cometido por los organizadores de un evento en donde pusieron de protagonista a un animador que es figura emblemática de la sociedad de consumo, la sociedad del mercado, neoliberal, cínica e hopócrita (la sociedad, por supuesto, al igual que tú, no tengo nada personal contra ese animador de TV).

Entonces desarrollaste lo mejor de tu especialidad como buen investigador (segun puedo inferir de los programas que realizas y que que casi a diario veo), el trasfondo ideológico de los mensajes subliminales encriptados en los medios publicitarios, algo que también hicieron en los años 70, otros estudiosos de la práctica de la ideología como Ludovico Silva, quien por cierto, este 4 de Diciembre, cumplía años de fallecido (1988) ironicamente el mismo día en que Carlos Andres Perez II era ungido como presidente de la república, en un acto faraónico que contó con una Gran Orquesta Sinfónica y cientos de niños (si en algo se parece a hoy, no es mi culpa), dirigidos por José Antonio Abreu (ver video en internet), amigo y ministro del fallecido genocida.

Después de presentar varios tips de telenovelas, que identificaste maravillosamente como agencias ideológicas del neoliberalismo y que yo les llamo MISION CENICIENTA (casi siempre hay una pobretona, una tierrúa que se casa con un rico, o no se sabe de donde carajo, le sale una fortuna), pasaste a identificar directamente los mensajes del animador cuestionado (sin cuestionar su talento, sinó lo que él representó en el evento, lo que habla bien de ti), asociandolos con las empresas que directamente financian los medios en los que él se desenvuelve: Si se puede, Pa’lante y otras perlas encriptadas, para que el resto de la decodificación, lo haga la mente humana de manera inconsciente a través del condicionamiento cultural y la asociación.

Citaste un ejemplo muy bien hecho, de la manera como queda grabado el mensaje publicitario en el sub-consciente de las personas cuando nos mostraste la cuña del restaurante La Estancia..sobre todo cuando recitaste el slogan de la canción SOLO EN LA ESTANCIA ENCONTRARÁS..a lo que los técnicos del estudio te contestaron EL BUEN SABOR DEL RESTAURANT (y yo desde mi sillón, en mi habitación), con lo que dejaste claro que es un mensaje que ya está afirmado en la mente de los venezolanos, que se reproduce a si mismo y con ello, el deseo de ser alguien que PUEDE comer en La Estancia, independientemente que un plato cueste Bs 500 y el servicio completo a dos personas (esto último lo agrego yo), el equivalente a un salario mínimo completo.

Pero creo que tu momento cumbre, fué cuando expusiste el video en donde un entrevistador le hace una pregunta a la Miss Milka Chulina (perdón si lo escribo mal, no tengo idea porque este nombre es como extra-terrestre), en un concurso de Mises..y ella dió la respuesta esperada por los organizadores, la que estaba en el libreto que le entregaron, en el guión de la maldad y el concierto para delinquir..ella habló de los bellos logros de la cuna de la democracia en América (Venezuela), justo después del caracazo y en el momento en que el entonces Teniente Coronel Hugo Chávez Frias (hoy nuestro Presidente y Líder) estaba en prisión..todos sabemos porqué.

En esencia, tu programa del lunes 5 de diciembre, hecho con bastante vehemencia, versó sobre la ideologización (al respecto, María Adela Linares escribió un corto pero lúcido artículo), que el pensamiento neoliberal ejerce a diario en su contínua labor disociante y embrutecedora a través de los medios.

Ahora bien, hablaste del niño y los violines y de un cacerolazo que no pudo callarlo, porque no hay cacerolazo que calle un violín, sobre todo si viene de un conservatorio.

Sabiendo que no es tu campo, me voy a permitir unos fragmentos analíticos al respecto: en primer lugar, en América, sólo un mínimo porcentaje de los músicos se dedica a la musica de tradición escrita (en el jazz se escribe el tema, después es libertad, improvisación), en segundo lugar, las orquestas de Abreu (que ahora son del estado, pero gobernadas por él ) no pueden ser representativas de toda América porque el noventa por ciento del repertorio que ellas ejecutan, es de procedencia centroeuropea.

Dijiste (y muy bien dicho), que uno de los más vendidos de la noche de clausura del CELAC fué Cisneros, la Polar y los coleaos de Televen (estos últimos, resultantes edípicos de RCTV), pero yo también puedo agregarte que la preeminencia participativa de tres agrupaciones de la corporación de orquestas (porque insisto no es un sistema, el sistema es relación e interacción y allí no lo hay) en un solo evento de clausura, tiene un significado..¿o no?..¿quien ganó allí?.

Será la Neocolonización?:

Brito Figueroa (1978): ¿Qué entendemos por neocolonialismo? tiene la propiedad de hacer de los países colonizados participantes activos en el mantenimiento de la relación de dependencia”. En términos de la teoría de las decisiones culturales puede decirse que el neocolonialismo se caracteriza por la toma de decisiones ajenas sobre objetos culturales ajenos y se profundiza el rechazo hacia los objetos culturales propios. La toma de decisiones ajenas se asume como propia y se colabora con el agente cultural ajeno que las toma; además, los objetos culturales ajenos se anhelan como propios. (Brito Figueroa, 1978, p. 710). (el sub-rayado es mío)

¿Será que las orquestas sinfónicas son una realidad cultural propia de los pueblos de América? ¿Nos pertenecen o son un instrumento heredado de la dominación cultural? Y si es así, ¿están siendo resemantizadas,?..¿o se mantienen aferradas a los valores foráneos y maquilladas cada vez que hay un evento?

Te voy a citar dos nociones de lo que piensan dos grandes investigadores del papel de la música:

1.- “Es mi creencia que un concierto sinfónico es la celebración de la “sagrada historia” de las clases media occidentales y una afirmación de su fe en sus valores como una imperecedera mitología de la vida . Así como esos valores y la sociedad industrial en general están cada vez más bajo el ataque tanto de la crítica como de la presión de los eventos, el concierto se hace cada vez más vital como ritual de estabilidad en un mundo inestable “(citado por John Balty en Ethnicity, Identity and Music. The Musical Constructions of Place. Edited by Martin Strokes. Oxford. New York.1987:19) 


2.- El niño comienza a aprender el estilo musical de su cultura en la medida en que el adquiere el lenguaje y los patrones emocionales de su gente. Este estilo es así, un importante vínculo entre un individuo y su cultura y más tarde, en la vida, retroalimenta inconscientemente al adulto toda la textura emocional del mundo en el que fue formada su personalidad…Así, desde el punto de vista de su función social, el efecto primario de la música es darle al escucha un sentimiento de seguridad, porque ella simboliza el lugar en donde nació, sus primeras satisfacciones de infancia, su experiencia religiosa, sus placeres realizados en comunidad, su noviazgo y su trabajo- cualquiera de todas esas experiencias de formación de la personalidad.( Alan Lomax citado por John Balty en Ethnicity, Identity and Music. The Musical Constructions of Place. Edited by Martin Strokes. Oxford. New York.)

Ahora, te colocaré la opinión de uno de los apologistas de las orquestas en este medio (aporrea): En el “Sistema” se puede orientar mejor los destinos de músicos provenientes de las zonas populares, en donde solo existe el sistema de la droga y otros malditos males sociales que acostumbran anidar…

Aquí se evidencia un profundo odio hacia la pobreza: pensar que en los barrios, o se es prostituta o delincuente si no se está en una orquesta.

Ahora te lo diré con mis palabras: La música es un bien cultural producido socialmente y su significado es aquello que representa, a menos que, por rara excepción, algo se represente a sí mismo, lo cual está próximo al sin sentido.

Con esto te digo que no niego lo que había en el evento, pero reclamo las ausencias, y en mi reclamo va la PERTINENCIA: Porqué no un Mariachi, unos Batá Cubanos, un buen Vallenato, aunque sea un son del Tamunangue, Una Batucada Brasileña..el imperdible bandoneon y el tango, que nos dejaba el sentir de toda una cultura que involucra a Argentina y Uruguay; zampoñas, quenas y Charangos, que hubiesen respaldado los sentidos y muy sinceros discursos de Pepe Mujica, Evo y Correa.

¿No es la CELAC el instrumento para combatir la hegemonía y la globalización?..entonces porqué no colocar consonancias entre significado y significante, me refiero a los usos y funciones de la música en dicho evento y la trascendencia asociada a sus fines.

En otro de los conciertos, en donde estuvo Dame pa’ matala, nos hubiera gustado también escuchar otras voces, pero digámos que allí la irreverencia sustituyó algunas ausencias.

Terminaste el programa con un fragmento dirigido a reconocer el gran logro que significa la CELAC para todos en América (desde México hasta la Patagonia), en lo que estamos absolutamente de acuerdo todos los seres pensantes, de Venezuela, América, y el mundo.

Tu invitado al programa fué la voz líder de la agrupación dame pa’ matala, que bueno, había algo de Alí en él, me lo recordó muchísimo.

Creo que tu programa es lo mejor de la Televisión en materia de análisis mediático (por cierto, antes había uno muy bueno llamado CARA DE VIDRIO, pero no lo he vuelto a ver), así, te invito (como investigador), no a que me invites, sino a escuchar las campanadas que estámos sonando hace años en relación al crecimiento desmedido, desproporcionado y por demás abusivo (en relación a las manifestaciones de la cultura popular), de esta corporación de orquestas y sus mensajes que, en cuanto a presencia, les gana a todos; su ubicuidad es aparentemente impoluta.

Te invito a develar los subliminales presentes en los mensajes de esta corporación transnacional de orquestas y otros no muy subliminales, pero aplaudidos por una muy nutrida parte de la clase política, empresarial, religiosa y militar venezolana , te invito a avizorar, como hemos hecho muchos, El traje (no tan) Nuevo del Emperador.

Salud!!!

(diegosilvasilva@cantv.net)

Nota: este artículo fue publicado en el sitio web Aporrea.org el 06/12/11

domingo, 20 de noviembre de 2011

Advertencias y propuestas para no caer en las trampas que nos están montando ahorita mismo…

Por: Freddy Argimiro Gutiérrez

Tal como lo comento en las redes sociales lo comento aquí:

1
La crisis político-cultural de Venezuela sigue creciendo. Cada quien está buscando su lugar. En una esquina están los Revolucionarios (incluyendo a muchos chavistas), en otra esquina están los eurocentristas y los faranduleros (incluyendo a muchos chavistas), y en la tercera esquina están los gobierneros (incluyendo a muchos chavistas). Estos últimos son capaces de cuadrarse con cualquiera siempre y cuando los mantengan en sus puestos de trabajo, además suelen hacer silencio en medio de los debates mientras esperan que el Presidente fije una posición, y una vez que esto ocurre, comienzan a repetir con aires de suficiencia y convencimiento los argumentos del Presidente. ¿En qué esquina se irá a ubicar Pedro Calzadilla?... ¿En qué esquina se irán a ubicar los servidores públicos que trabajan en el Sistema Nacional de las Culturas Populares?... ¿En qué esquina se irán a ubicar los trabajadores de los medios públicos?...

2
En cualquier momento los burócratas van a lanzar una medida efectista para "reconciliarse" con las Cultoras y los Cultores. Quizás monten un gran desfile en Los Próceres para exhibir a los Artistas Populares como quien exhibe animales en un zoológico de contacto. Quizás organicen un evento con el Presidente pa' ver si el carisma de Chávez ablanda las legítimas arrecheras de las Cultoras y los Cultores. Quizás le dupliquen el presupuesto al Sistema Nacional de las Culturas Populares. Lo cierto es que algo viene, pero no se trata de una solución estructural sino de una ilusión óptica...

3
Un buen amigo me preguntó: ¿cuál es la solución estructural?... Yo le respondí:

a.- El proceso de revisión, rectificación y reimpulso cultural debe asentarse (estratégicamente hablando) sobre dos pilares fundamentales: el Plan Nacional Simón Bolívar y la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (artículos 98, 99, 100 y 101)

b.- Los Catálogos de Patrimonio Cultural deben convertirse en el “mapa de navegación” de todas las personas relacionadas (directa o indirectamente) con el ámbito cultural. Dichos catálogos deben ser sometidos a un proceso permanente de ajuste y actualización.

c.- Los Organismos Culturales donde la mayoría de los recursos se destinen al pago de funcionarios, al mantenimiento de infraestructura y a la cancelación de servicios técnicos (o logísticos) deben ser reestructurados o liquidados.

d.- El presupuesto del Ministerio del Poder Popular para la Cultura y la forma en que se distribuye ese presupuesto, deben considerarse como INFORMACIÓN PÚBLICA.

e.- Todo este proceso debe darse en el marco de la Participación Popular, el Diálogo Permanente y la Contraloría Social.

4
Uno de los artículos que el Presidente propuso reformar en el año 2007 fue el artículo 100. Quien lea la propuesta se dará cuenta de que Chávez quería brindarle más reconocimiento, más atención y más protección a las culturas populares constitutivas de la venezolanidad. La reforma, como todos sabemos, fue rechazada por la mayoría del pueblo en unas cerradas elecciones. Tocaba entonces darle vida al artículo 100 original, que ya tenía ocho años de vigencia pero que nunca se había aplicado. Hay que decir, en honor a la verdad, que el artículo 100 tal cual como aparece en la Constitución del 99, sienta las bases para desarrollar unas políticas culturales revolucionarias. ¿Qué ha pasado entonces? Bueno, que no ha habido voluntad política para avanzar. El problema es esencialmente político, no legal; la moribunda Ley RESORTE nos lo recuerda todos los días. Uno se pregunta: ¿por qué si el Presidente está consciente de la necesidad de apuntalar las Culturas Populares ha terminado privilegiando al eurocentrismo musical?... ¿Será que cambió de opinión?... ¿Será que cree que es más "conveniente" proyectar la música clásica europea que la música tradicional venezolana?... ¿Será que se doblegó ante los fastuosos espejismos de la ultraderecha musical?... Son preguntas a las que sólo el Presidente Chávez le puede dar respuesta...

5
Ojo con esto: José Antonio Abreu es capaz de hacer cualquier cosa con tal de seguir monopolizando los espacios y los recursos que le corresponden a los genuinos exponentes de nuestra tradición musical. Quizás el año que viene le haga un Homenaje a Alí Primera para “demostrar” que el Sistema Nacional de Orquestas está “comprometido” con nuestra identidad. Abreu no cree en el mensaje revolucionario de Alí ni en su música, pero sabe que con un acto de ese tipo podría obtener beneficios políticos y económicos.

La demagogia de Abreu se va a incrementar en el 2012:

Acciones caritativas financiadas con recursos públicos y mostradas como gestos magnánimos de él mismo en el marco de su supuesta “lucha contra la pobreza”.

Trato preferencial a los integrantes del Sistema Nacional de Orquestas que tengan vínculos familiares con los altos dirigentes de la Administración Pública.

Reforzamiento mediático de su “imagen paternal”.

freddyargimiro@hotmail.com

sábado, 19 de noviembre de 2011

Sí, vinculé indirectamente al Presidente Chávez con Carlos Andrés Pérez. Aquí va la explicación… (Réplica al artículo de José Varela)

Por: Freddy Argimiro Gutiérrez

Amigo José Varela:

No voy a responder los señalamientos que usted me hizo en su artículo apelando a la estrategia de reafirmar lo que ya dije. No quisiera que cayéramos en un torneo de reafirmaciones. Tanto sus comentarios como los míos están sobre la mesa de debate y eso me parece sano y constructivo.

Coincidimos en algunos puntos y diferimos en otros, pero hay algo esencial que nos identifica: la preocupación por la situación político-cultural de Venezuela. En ese sentido, podríamos decir que ambos navegamos a contracorriente de la marea burocrática: Yo hablo, usted habla, y la burocracia calla. Yo opino, usted opina, y la burocracia hace silencio. Yo argumento, usted argumenta, y la burocracia enmudece. Yo me preocupo, usted se preocupa, y la burocracia cierra la boca. Yo propongo, usted propone…

Usted saca al Presidente Chávez del “paquete”, yo no. En ese punto no coincidimos.

A usted no le gustó el título de mi artículo porque vinculé indirectamente al Presidente Chávez con Carlos Andrés Pérez. Le explico: una parte de mi reflexión está dedicada a José Antonio Abreu, personaje que formó parte del entorno de Carlos Andrés Pérez y que actualmente cuenta con el respaldo del Presidente Chávez. Abreu no era solamente un seguidor de Pérez, sino uno de los diseñadores de las políticas culturales cuartorrepublicanas. Conclusión: el título que le puse a mi artículo anterior merece muchas explicaciones, ya yo le di la mía, las otras explicaciones las debe dar el Presidente Chávez.

Si quiere saber más acerca del pasado político de José Antonio Abreu, lea esto:

Declaraciones del ministro José Antonio Abreu horas después de haber sido derrotada la Rebelión Cívico-Militar del 4 de febrero de 1992


Escalofriante testimonio aporta nuevos datos acerca de la Conspiración Musical contra la República Bolivariana de Venezuela

Saludos…

freddyargimiro@hotmail.com

Felicito al Presidente Chávez por el apoyo que le dio a los Premios Grammy. Ni Carlos Andrés Pérez lo hubiese hecho mejor...

Por: Freddy Argimiro Gutiérrez

Siguen multiplicándose los debates político-culturales en las redes sociales. También siguen multiplicándose el silencio y la indiferencia de los burócratas. Una vez más reproduciré aquí algunos de los comentarios que he realizado en esos debates.

1
La derecha es tan noble que ahora también produce música para el "mercado" izquierdista. ¡Qué generosidad!... Por un lado tenemos a Shakira representando a la derecha, y por el otro tenemos a Juanes representando a la izquierda. Como faltaba cubrir el espectro de la ultraizquierda, entonces la derecha, que piensa en todo, nos regaló a Calle 13. Para los "apolíticos" está Dudamel, y para los "demócratas" está Gloria Stefan. La derecha es muy buena, siempre pensando en todos nosotros. Los lujos que se da Calle 13 seguramente son los mismos lujos que se dan Dudamel y Shakira: a eso yo le llamo IGUALDAD... Somos una gran confraternidad: LA HUMANIDAD... ¡Yo te aviso!... Por supuesto, no es criticable que a alguien le guste la música de Shakira... o la de Juanes... o la de Calle 13... o la de Dudamel... o la de Gloria Stefan. Los gustos personales son cosa de cada quien. Lo inaceptable es que nos vengan con el cuentico de que algunos de estos artistas son revolucionarios. Todos son hijos de la misma industria. También es inaceptable que nos digan que escuchar a estos artistas forma parte de una libre elección. Ellos copan la escena mediática, monopolizan los centros de difusión, y luego hablan de libre elección. Cualquier parecido con el gobierno de Estados Unidos no es pura coincidencia...

2
Comunicado del Ministerio del Poder Popular para la Cultura:


Trabajadores de la Cultura:

Con un saludo Revolucionario, Socialista y Bolivariano nos dirigimos a ustedes con la finalidad de informarles que los recursos que iban a ser destinados para impulsar la labor de los Cultores y las Cultoras de la República Bolivariana de Venezuela tuvieron que ser utilizados para financiar la presentación del gran Gustavo Dudamel y la Sinfónica Simón Bolívar en la doceava entrega de los Premios Grammy.


Sabemos que ustedes sabrán entender y apoyar esta patriótica y estratégica medida.

¡Viva Alí Primera!

¡Viva la Cultura Popular!
¡Abajo el capitalismo!

¡Abajo el imperialismo!

3
Cada cosa en su lugar: Oscar D' León y José Luis Rodríguez son dos venezolanos que han cosechado triunfos artísticos tanto en nuestro país como en el exterior. Ambos son cantantes excepcionales y ambos vienen de zonas populares: Oscar de Antímano y José Luis de El Valle. Ninguno se ha caracterizado por su tino político ni por su compromiso con la Cultura Musical Venezolana. La industria del entretenimiento se ha beneficiado económicamente de Oscar y de José Luis, y ellos también le han sacado punta a esa relación, relación que se da en el marco de la lógica capitalista. Todas estas cosas son del dominio público... Es natural que en Venezuela nos emocionemos cada vez que Oscar o José Luis "triunfan" en un escenario, digamos que es una emoción familiar. Ahora bien, el caso de Dudamel es diferente, y no por razones musicales, sino por la estafa socio-política que él representa: Imagen de Rolex y Modelo del Socialismo Oficial / Niño Mimado de Hollywood Hills (California) y Símbolo del Gobierno "Antiimperialista" de Venezuela / Estandarte de los "Valores" Capitalistas y Héroe de los Pobres / Emblema de la Música Clásica Europea y Paradigma de la Revolución Cultural Bolivariana.

4
Si Silvio Rodríguez quisiera actuar en la Ceremonia de los Premios Grammy, probablemente los organizadores aceptarían. Aunque él cantara allí sus canciones más emblemáticas, el mensaje que prevalecería sería el del supuesto respeto de la derecha por las opiniones de los revolucionarios. Silvio sabe que, tal como lo decía Alí Primera, el cantor debe armar su canción con su propia actitud para que el mensaje no se diluya. Por eso es que nunca veremos a Silvio en unos Premios Grammy...

5
A los muchachos de Calle 13 siempre los cortan, los limitan y los censuran, sin embargo, nunca dejan de invitarlos a los grandes eventos musicales ¿Será que los magnates que manejan la industria del entretenimiento están financiando su propio descrédito?... ¿Será que los muchachos de Calle 13 se metieron a masoquistas?... ¿Será que todo forma parte de un acuerdo?... En algún momento las irreverencias mediáticas y calculadas de Calle 13 se convertirán en algo común y corriente. Cuando ese momento llegue, los poderosos arremeterán contra Calle 13, pero no por la supuesta condición revolucionaria del grupo, sino por haber perdido su capacidad de generar "reitin"...

6
Habría que preguntarle a la gente que cree en los Premios Grammy y a los artistas que participaron en esa ceremonia, si cambiaron de opinión con respecto a Venezuela después de ver a Dudamel y a los músicos de la sinfónica Simón Bolívar. Seguramente no cambiaron de opinión, entre otras cosas porque los "muchachos" de Abreu han sido formados (o deformados) en el marco de la alienación y no van a dar la cara por su país natal, país que en el fondo les causa vergüenza, aunque se vistan de amarillo, azul y rojo. Ya los veo quejándose con la farándula mayamera: "cónchale, en Estados Unidos sí valoran el trabajo de los músicos, ojalá en Venezuela pasara lo mismo". Es decir: la participación de Dudamel y la sinfónica Simón Bolívar en los Premios Grammy debe verse como un autogol que es necesario revertir a punta de críticas, debates populares y confrontación socio-política.

7
Contrastando la actitud de Alí Primera con las poses revolucionarias de Calle 13.

Conservo desde hace unos cuantos años un reportaje realizado por Charles Arapé acerca de los planteamientos político-culturales de Alí Primera. Voy a reproducir aquí una parte de las entrevistas que fueron recopiladas en el mencionado reportaje.

Periodista:

-¿Por qué no te has presentado en TV? le preguntó Edith Guzmán de El Nacional en febrero de 1974:

Respuesta de Alí Primera:

-Porque considero que esta no es compatible con el mensaje que quiero proyectar. Estoy consciente de que la TV es un gran medio de difusión, pero así como proyectar, también se puede diluir. Por ejemplo, yo estoy diciendo que el hombre lo que necesita es pan, y cuando finalice el programa convencen al público que lo que necesita es un refresco.

En noviembre de 1982, en Venezuela Farándula, Alí fue entrevistado por varios periodistas.

Periodista:

-¿Qué fabrican los medios de comunicación masiva como es el caso de la televisión?

Respuesta de Alí Primera:

-Traumas.

Periodista:

-¿Nunca has cantado en televisión?

Respuesta de Alí Primera:

-Si he cantado en televisión: en Cuba, en México.

Periodista:

-¿Aquí?

Respuesta de Alí Primera:

-Nunca, yo considero que la televisión -no sé si lo hace consciente o inconscientemente- tiene connotaciones raciales tanto a nivel de importancia en la trama como a nivel social.

Periodista:

-Pero Oscar D' León no ha sido discriminado...

Respuesta de Alí Primera:

-El llegó a la televisión por otra cosa, porque él era rating a través del disco. A mí también me han buscado por 90 mil bolívares y yo les digo ¡míiiiii! porque, claro, ¿cuánto va a costarme eso? Me van a faltar el respeto. Oscar D' León no, porque él tiene otro planteamiento a través de la música que es la diversión.

Periodista:

-Soledad canta en la televisión, ¿no crees tú que siendo la televisión un medio masivo llegan más fácilmente tus canciones al pueblo?

Respuesta de Alí Primera:

-Hace tres años dije que nunca cantaría en la televisión mientras fuera como es y yo no creo en la ambigüedad.

Periodista:

-¿Eres fiel a tus ideas?

Respuesta de Alí Primera:

-Totalmente, y me parece muy bien que los demás canten en la televisión; yo disfruto cuando veo a Cecilia Todd o a Soledad en televisión. Yo antes era serenatero, tengo 400 y pico de canciones románticas y un momento compuse una canción que se llama "Humanidad" cuando estaba en el calabozo acompañado por un cartón. El estado de ánimo de mis compañeros era diferente y el mío también. Era más reflexivo. Entonces yo salí en la búsqueda de esa canción y por eso insisto en esa canción.

Periodista:

-Pero insistimos con la televisión, ¿por qué no actúas en el canal 5, que es el canal cultural?

Respuesta de Alí Primera:

-No es que no quiera actuar, pero en cualquier canal se tienen que filmar los espectáculos y a mí me gusta cantar en directo porque eso de grabar una canción, dejarla ahí, y luego de repente te pueden poner cuñas de pantaletas arriba y un desodorante abajo te la diluyen, y luego la gente dice: Ya cantaste en la televisión, Alí, ¿ahora que vas a decir de ella? (Fin de la cita)

En el siguiente artículo podrán leer otros comentarios relacionados con la situación político-cultural de Venezuela:

O rompemos el silencio o el silencio nos va a romper a nosotros. No hay nada más contrarrevolucionario que reprimir una crítica justa http://www.aporrea.org/actualidad/a133352.html

freddyargimiro@hotmail.com

O rompemos el silencio o el silencio nos va a romper a nosotros. No hay nada más contrarrevolucionario que reprimir una crítica justa

Por: Freddy Argimiro Gutiérrez

Estamos viviendo la arremetida más fuerte de los últimos tiempos contra las Culturas Populares, arremetida que no debe verse como un hecho puntual y aislado sino como una expresión de las políticas capitalistas y proimperialistas que adelanta la derecha venezolana (incluyendo la derecha endógena) contra los sectores revolucionarios. Han ocurrido cosas muy graves que han sido presentadas como sucesos normales. El Presidente Chávez nombró a José Antonio Abreu director de la Orquesta Bolivariana de Unasur; Dudamel y la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela se preparan para agasajar a la ultraderecha mayamera en la entrega anual del Latin Grammy, y por si fuera poco, el Sistema Nacional de las Culturas Populares se ha revelado como un ente excluyente e ineficiente...

En los últimos días he escrito tres artículos que recogen muchas de las denuncias y preocupaciones que mantienen en estado de alerta a las personas que están relacionadas con el ámbito de las Culturas Populares. Más adelante conseguirán los enlaces.

Como complemento de esos tres artículos quiero difundir aquí otras reflexiones político-culturales, no sin antes aclarar que estos comentarios los publiqué inicialmente en una conocida red social, y que han contado con el apoyo de mucha gente y al mismo tiempo con la indiferencia de los servidores públicos que trabajan en las instituciones culturales del Estado.

Estas son las reflexiones:

1
Estamos haciendo lo que el Sistema Nacional de las Culturas Populares debería hacer pero no hace. No dejemos que nos apabullen con su silencio. Yo he utilizado frases muy fuertes en mis reflexiones, frases que quizás hayan confundido a algunas personas pero que también han motivado a mucha gente. He ido elevando el tono de mis señalamientos en la misma medida en que el chavismo oficial ha ido invisibilizando las demandas populares. Dicen que ningún gobierno ha hecho tanto por la Cultura Popular como éste, pero nadie dice que ningún gobierno ha recibido tanto apoyo de la Cultura Popular como el gobierno actual. Si sólo decimos lo primero, caemos en la sumisión; pero si decimos las dos cosas, lograremos una relación horizontal y digna con las instituciones. Otra verdad inapelable y demostrable es que este gobierno ha apoyado más al eurocentrismo musical y a la farándula musical que a las Culturas Populares, violando de esta forma el artículo 100 de la Constitución Nacional. Ya no causa ningún impacto la frase de siempre: "primero ganemos las elecciones y luego vendrán los cambios". Eso tenía sentido hace algunos años, ahora debemos invertir la ecuación: "que vengan los cambios pa' que se puedan ganar las elecciones".

2
Estábamos luchando por transformar el Ministerio del Poder Popular para la Cultura y ahora parece que estamos luchando por transformar un departamento de ese Ministerio. Nos arrinconaron, pero nos quieren hacer creer que se hizo justicia. Cada uno de nosotros debe llevar este debate a su entorno político-cultural inmediato. Hay que escuchar a los que no tienen ni quieren tener acceso a estas redes sociales. A nuestros portadores patrimoniales (es decir: a nuestras viejas cultoras y a nuestros viejos cultores) hay que reivindicarlos y apoyarlos de todas las maneras posibles. A las niñas y a los niños hay que garantizarles espacios para la formación. Esos son los grupos que deben gozar de privilegios: nuestras viejas, nuestros viejos, y nuestras niñas y nuestros niños. A las personas jóvenes y a las personas adultas que están relacionadas con la Cultura Popular hay que apoyarlas, pero no con criterios faranduleros. Al Sistema Nacional de las Culturas Populares (Sistema donde también hay mucha gente extraordinaria) hay que obligarlo a debatir, y no estoy hablando solamente de debatir asuntos laborales, sino de debatir asuntos sociales y políticos. Al Sistema Nacional de las Culturas Populares hay que obligarlo a pronunciarse, y no estoy hablando solamente de pronunciamientos laborales, sino de pronunciamientos sociales y políticos.

3
El Sistema Nacional de las Culturas Populares fue lanzado por el Presidente Chávez el día 28 de febrero de 2011. Meses más tarde -en julio de 2011- Fidel Barbarito (Secretario Ejecutivo del mencionado Sistema) declaró: “Ya tenemos unas 200 agrupaciones y unas 110 individualidades inscritas”. (Fin de la cita). Yo razoné el asunto de la siguiente manera: si el total de inscritos es de 310 -sumando agrupaciones e individualidades- y tomando en cuenta que Venezuela tiene más de 330 municipios, podemos decir que la convocatoria ha sido un fracaso: NI SIQUIERA UN INSCRITO POR CADA MUNICIPIO. Surge entonces la pregunta: ¿Cómo es posible que un Sistema que fue lanzado en cadena nacional por el gobierno no haya logrado movilizar a los Cultores? La respuesta para mí era y es obvia: los Cultores no iban a entusiasmarse con una propuesta que nació de la mano de una burocracia ineficiente que se ha caracterizado por su desprecio hacia la Cultura Popular y por sus irregularidades administrativas. Después de tanto maltrato, lo menos que esperaban y esperan los Cultores es una disculpa y una rectificación por parte del Ministerio del Poder Popular para la Cultura.

4
Todas estas cosas se las he comentado con total franqueza a Fidel Barbarito, quien me ha escuchado con respeto y atención en dos o tres oportunidades. Conozco a Fidel y también a varios de los Coordinadores del Sistema Nacional de las Culturas Populares. A todos ellos les he hablado con claridad, manifestándoles cara a cara las mismas cosas que he manifestado a través de mis artículos. No los culpo a ellos por lo que hicieron sus antecesores ni tampoco los culpo por todos los inconvenientes que tiene el nuevo Sistema, entiendo que les entregaron un carro nuevo pero con el motor fundido. Ahora bien, sí los responsabilizo por el silencio que reina en este momento. Abrir el debate y facilitar la participación de la gente es vital, eso lo pueden hacer y deben hacerlo.

5
Si los Cultores y las Cultoras no se inscriben en el Sistema Nacional de las Culturas Populares todo terminaría convertido en un gran fracaso, pero si la mayoría de los Cultores y las Cultoras se inscriben, entonces quedaría demostrado que los recursos con que cuenta el nuevo Sistema no alcanzan para nada. Es un callejón sin salida. Lo que aprobaron parece una cifra grande, pero en realidad es una limosna. El grueso de los recursos están en manos de Abreu y de los Comités de Ferias. Sin redistribución de recursos no habrá Revolución Cultural. El problema es estructural.

Enlaces:

Mensaje para la gente comprometida con las Culturas Populares:


La Orquesta Bolivariana de UNASUR:


El Sistema Nacional de las Culturas Populares te invita a hacer silencio:

Notas finales:

Está circulando la noticia de que José Antonio Abreu será postulado al Premio Nobel de la Paz. Ese “detalle” me obliga a publicar otro enlace. Aquí podrán leer un artículo que escribí hace varios meses acerca de ese tema: http://www.aporrea.org/actualidad/a111581.html

Seguiremos informando. No olvidemos que: Estamos viviendo la arremetida más fuerte de los últimos tiempos contra la Culturas Populares, arremetida que no debe verse como un hecho puntual y aislado sino como una expresión de las políticas capitalistas y proimperialistas que adelanta la derecha venezolana (incluyendo la derecha endógena) contra los sectores revolucionarios.

freddyargimiro@hotmail.com

La Orquesta Bolivariana de Unasur

Por: Freddy Argimiro Gutiérrez

“El presidente Hugo Chávez anunció este viernes la pronta creación de la Orquesta Bolivariana de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), que será dirigida por el maestro José Antonio Abreu.”
Fuente: Prensa Presidencial

Veamos:

José Antonio Abreu no dejaba que los integrantes de su Sistema tocaran música popular. Las cosas cambiaron cuando él se dio cuenta de que podía chuparle más plata al erario público si "diversificaba" su oferta. ¿Qué ocurrió entonces? Bueno, que los recursos que debieron asignarles a los genuinos exponentes de las músicas populares fueron a parar al bolsillo de Abreu.

La cantidad de núcleos que tiene el Sistema de Abreu en Venezuela no es algo que deba alegrarnos. Cada núcleo de esos es una puñalada contra las Culturas Populares constitutivas de la Venezolanidad. Abreu riega por toda la geografía nacional instrumentos y expresiones musicales que no tienen nada que ver con nuestras tradiciones. Devastador mensaje ¿no?...

El Sistema de Abreu tiene varios repertorios: uno de esos repertorios es el que ejecuta en las giras internacionales, allí prevalece la llamada música clásica a la que le agregan una ñapita venezolanista pa' disimular un poco la vaina. Otro devastador mensaje ¿no?... Hay otro repertorio que sólo utilizan en caso de emergencia, tal como ocurrió este año el día de la juventud: allí abundan las canciones venezolanas, particularmente las llaneras. Ese repertorio sirve para los actos donde participan los miembros del gobierno. Tremenda viveza ¿no?... Hay también un repertorio caribeño que sirve como comodín pa' utilizarlo cuando alguna figura de la Salsa nos visita...

Dicen que el Sistema forma músicos de altísima calidad, es verdad, también el ejército de Estados Unidos forma soldados de altísima calidad. En ambos casos estamos hablando de calidad técnica, no de calidad humana. El problema no es la calidad, sino qué hacen con esa calidad.

Diego Silva viene planteando desde hace mucho tiempo la necesidad de darle a las orquestas sinfónicas venezolanas un lenguaje diferente (resemantización) acorde con nuestra cultura musical. De hecho, varias de las obras de Diego apuntan en esa dirección. Lo cierto es que Abreu vetó a Diego Silva y a su obra, ese tipo de ideas no combinan con la mentalidad eurocentrista del mal llamado maestro.

Más allá de estas consideraciones de tipo socio-musical, es bueno que conozcamos la “genética” política de Abreu. Leamos esto:

“Hemos vivido una lamentable situación caracterizada por la insurgencia de un sector contra el orden constitucional de la República, pero mucho más allá de ello hemos presenciado la aplastante solidaridad nacional y mundial, en torno de la democracia venezolana, sistema dentro del cual nuestro pueblo ha decidido vivir y luchar”.

“Cultura y totalitarismo son términos irreconciliables”. (Fin de la cita)

Fuente: El Nacional, 05 de febrero de 1992 – Cuerpo C (última página)

¿Saben quién dio esas declaraciones?

Pues nada más y nada menos que el Ministro de Cultura de Carlos Andrés Pérez ¿Saben cómo se llama ese personaje? Pues, José Antonio Abreu.

Leamos ahora este fragmento de un artículo de Luis Enrique Alcalá:

"Por aquellos años sólo había en la UCAB dos movimientos de cierta importancia: COPEI o Plancha 4, y la Plancha 2, de tendencia neoliberal y propiciada por Pedro Tinoco y la Electricidad de Caracas de la época, entre cuyos más notables miembros se encontraban los hoy doctores José Antonio Abreu y Marcel Granier" (Fin de la cita)

Interesante ¿no?...

Abreu fue Ministro de Carlos Andrés Pérez, compañero de Marcel Granier y aliado de Pedro Tinoco, y aún así el Gobierno Bolivariano nos lo quiere "vender" como un Santo Apolítico que sólo pretende "sacar de la pobreza" a nuestros niños. Ya basta de hipocresía. Abreu es una ficha de la ultraderecha mundial, un eurocentrista acomplejado, un ladrón de finos modales, un enemigo de la Cultura Popular y un oportunista de primera.

Para terminar, les mando un fragmento de un artículo que escribí hace algún tiempo:

José Antonio Abreu dijo:

"La pobreza reduce a cero a un ser humano, es una condena a cadena perpetua".

"El sistema rompe el círculo vicioso porque el niño con un violín comienza a ser espiritualmente rico: el disco que escucha, el libro que lee, ve palabras en alemán, la música le abre las puertas del conocimiento intelectual y ahí comienza todo”.

"Cuando tiene tres años de educación musical, toca Mozart, Haydn, ve una ópera: ese niño ya no acepta su pobreza, aspira a salir de ella y termina venciéndola” (Fin de la cita)

Fuente: TeleSur, 16-11-07

Yo me pregunto y les pregunto a ustedes apreciados lectores:

¿Dónde viven esos niños pobres de los que habla José Antonio Abreu?

¿Qué géneros musicales les gustan a esos niños?

¿Qué música tocan en las comunidades donde esos niños viven?

¿Qué asuntos les resultan sensibles a esos niños?

¿Sólo a través del Sistema Nacional de Orquestas se puede romper el círculo vicioso de la pobreza?

¿Sólo Mozart, Haydn y la ópera garantizan la derrota de la exclusión?

¿Sólo a través de un violín puede comenzar un niño a ser espiritualmente rico?

Freddy Argimiro Gutiérrez

freddyargimiro@hotmail.com

El Sistema Nacional de las Culturas Populares te invita a hacer silencio…

Por: Freddy Argimiro Gutiérrez

Recogí en esta nota varios de los comentarios que he realizado en una conocida red social con respecto al Sistema Nacional de las Culturas Populares. Mis señalamientos son debatibles, objetables y mejorables (obviamente) pero lo que me resulta extraño es que los servidores públicos que trabajan en el mencionado Sistema no han querido debatir, objetar ni mejorar nada. Reina un sospechoso silencio que seguramente tiene como propósito desgastar a quienes ejercen la crítica de forma responsable y oportuna. Ni olvido ni silencio: sólo intercambiando ideas podremos avanzar.

1
No hay un Sistema Nacional de las Culturas Populares sino dos. Uno es el que está en la mente de algunos cultores y de algunos servidores públicos. La idea de ellos es darle cumplimiento al artículo 100 de la Constitución, auspiciar nuestros valores culturales, dignificar el trabajo de nuestros cultores y de nuestras cultoras, saldar la deuda social que el Estado Venezolano tiene con los artistas populares (músicos, titiriteros, artesanos, pintores, etc). El otro Sistema Nacional de las Culturas Populares es el que está en la mente de la derecha endógena y de la mayoría del chavismo oficial. La idea de ellos es "reconciliarse" momentáneamente con los cultores para utilizarlos en la campaña electoral del 2012. ¿Cuál de los dos Sistemas va a prevalecer? No sé, lo que sé es que la derecha endógena lleva unos cuantos pasos de ventaja.

2
Los servidores públicos que trabajan en el Sistema Nacional de las Culturas Populares no quieren participar en los debates que se abren en esta red social. Para ellos esta red es buenísima como plataforma propagandística y malísima como escenario para el intercambio de ideas. Cosa rara ¿no?... ¿Será que en el fondo no quieren responderle a nadie ni aquí ni en ningún otro portal? ¿Será que sólo quieren dedicarse a girar instrucciones?

3
El Ministerio del Poder Popular para la Cultura y el Sistema Nacional de las Culturas Populares le dan instrucciones a los cultores y a las cultoras a través de esta red social, sin embargo, cuando alguien les hace algún señalamiento, responden con el más arrogante silencio o con frases enigmáticas. Hay quien dice que esta red social no es el escenario adecuado para debatir, pero nadie sabe (o nadie dice) dónde queda y cuándo abre el escenario apropiado. Esta sospechosa conducta deja mucho qué pensar... ¿Prudencia institucional o temor a debatir?... ¿Será que creen más en los monólogos que en los diálogos?... ¿Será que ellos prefieren utilizar las redes sociales como armas de propaganda y no como espacios virtuales para debatir?

4
El Sistema Nacional de Orquestas celebra la fiesta de halloween (fiesta que coincide con el cumpleaños de Alí Primera). El mencionado Sistema recibe fondos públicos, es decir: la enajenante fiesta de halloween la estamos pagando entre todos, es decir: estamos financiando nuestra propia alienación, es decir: somos unos pendejos... El Ministerio del Poder Popular para la Cultura no dice nada, es decir: "el que calla, otorga", es decir: ese Ministerio es una fábrica de alcahuetes y cobardes. ¿Y dónde está el Sistema Nacional de las Culturas Populares? ¿Será que el nuevo Sistema no puede hacer nada distinto a (des)organizar conciertos?

5
No todos los grandes exponentes de la música tradicional venezolana son personas comprometidas. Algunos sólo velan por sus propios intereses. Si les dan empleo dicen que todo está muy bien, y si no se los dan entonces protestan en nombre de la Cultura Popular. Ojo: lo malo no es que un músico acepte un empleo o un trabajo puntual, lo malo es que ese músico pretenda ser la personificación de la Cultura Popular: si yo estoy bien, la Cultura Popular está bien...

6
"Las Culturas Populares constitutivas de la venezolanidad gozan de atención especial"... Eso dice la Constitución, ahora bien ¿qué dice la realidad? Bueno, hagamos un gráfico de tres columnas: en la primera coloquemos los recursos que reciben las Culturas Populares, en la segunda coloquemos los recursos que recibe el Sistema de Abreu, y en la tercera coloquemos los recursos que reciben los comités de ferias y fiestas (esos que contratan a los "artistas" comerciales) Conclusión: el chavismo oficial menosprecia a la Cultura Popular pero se aprovecha de ella cuando le conviene.

7
El chavismo oficial no ha apoyado la música tradicional, SE HA APOYADO EN LA MÚSICA TRADICIONAL que es otra cosa. De vez en cuando lanzan un programita, una campañita o un sistemita pa' disimular un poco su desprecio por la Cultura Popular, pero la verdad salta a la vista. El chavismo oficial confunde LIMOSNA con JUSTICIA. Dime a quién privilegias en la distribución de los recursos y te diré cuál es tu ideología.

8
No hay una visión integral con respecto a la Cultura Popular. Un ejemplo: ¿Qué sentido tiene realizar un concierto de música tradicional en medio de una "atmósfera" antitradicional? Los sonidistas colocan música alienante en los momentos previos a la presentación, los "animadores" se comportan como si fueran clones de Daniel Sarcos, la escenografía parece una pancarta de la POLAR, etc... Ah, pero si de casualidad alguien quiere montar una actividad realmente comprometida con la Cultura Popular, entonces le dan tres lochas pa' que la mencionada actividad termine siendo un monumento a la precariedad. Con eso logran que mucha gente confunda Cultura Popular con PENURIA. Y ojo, estas cosas no podemos atribuírselas a la ineficiencia o a la ingenuidad del chavismo oficial, se trata de acciones deliberadas. Cuando Abreu monta una actividad, esos mismos funcionarios "incompetentes" se transforman en unos Mega-Gerentes: todo lo hacen bien y a tiempo. Lo mismo ocurre cuando la actividad tiene que ver con un empresario del mundo del espectáculo. Es decir: los burócratas promueven la cultura del espectáculo y sabotean disimuladamente todo lo que tiene que ver con la Cultura Popular, y luego salen a decir: "lo que pasa es que la gente no se conecta con el mundo de la Cultura Popular" ¡¡¡Que cinismo!!!...

9
Al Sistema Nacional de las Culturas Populares le podría pasar lo mismo que le está pasando a las Casas de la Diversidad y a la Misión Cultura, experiencias que comenzaron muy bien y que luego fueron desinfladas desde adentro. El chavismo no oficial sí cree en la Cultura Popular, la respira, la siente y la vive, pero no encuentra eco en los supuestos líderes del chavismo oficial. Bueno, ese dilema no es exclusivo del ámbito cultural, realmente ese es el dilema político de Venezuela.

10
El chavismo oficial cree en el Sistema de Abreu y en las Ferias tipo Sábado Sensacional, eso está más que demostrado. ¿Cuál es el plan oculto del chavismo oficial? Pues darle algo de apoyo a algunos músicos populares (sobre todo a los que gozan de reconocimiento a nivel nacional) para ir aceitando la maquinaria electoral de cara a las elecciones del 2012. De todas las manifestaciones artísticas, la música es la que más "dividendos" le genera al proselitismo partidista. Como los chavistas oficiales saben que Abreu y Dudamel no se van a "rebajar" participando en una campaña electoral, y como saben también que Olga Tañón no va a ir a ninguna marcha, entonces le "abren los brazos" nuevamente a los músicos populares. Todo esto huele a hipocresía y a oportunismo.

freddyargimiro@hotmail.com

miércoles, 12 de octubre de 2011

Mensaje para la gente comprometida con las Culturas Populares:

Por: Freddy Argimiro Gutiérrez

En algún momento la derecha endógena podría asignarle a las Culturas Populares la mayor parte del presupuesto que maneja el Ministerio del Poder Popular para la Cultura. Fíjense: del total de recursos destinados para actividades culturales sólo una parte es administrada por el Ministerio del Poder Popular para la Cultura. La otra parte de esos recursos (la más grande) es la que reciben el Sistema de Abreu y los Comités de Ferias (entes autónomos que no dependen del Ministerio del Poder Popular para la Cultura). Es decir: una cosa es hablar de “recursos destinados para actividades culturales” y otra cosa es hablar de “recursos administrados por el Ministerio del Poder Popular para la Cultura”. Para darle cumplimiento al artículo 100 de nuestra Constitución, el Gobierno tendría que, entre otras cosas, asignarle a las Culturas Populares la mayor parte de los RECURSOS DESTINADOS PARA ACTIVIDADES CULTURALES, pero eso no está previsto. El plan oculto de la derecha endógena es el siguiente:
  • Privilegiar al Sistema de Abreu y a los Comités de Ferias, pero haciéndole creer a los Cultores y a las Cultoras que la prioridad del gobierno es la Cultura Popular.
  • Mantener al Sistema de Abreu y a los Comités de Ferias lejos del alcance de los Cultores y las Cultoras para así evitar que puedan ser redireccionados los recursos que han sido distribuidos de forma injusta. Es por esto que el Sistema de Abreu está adscrito a la Vicepresidencia de la República y no al Ministerio del Poder Popular para la Cultura. También es por esto que los Comités de Ferias funcionan como si fueran empresas privadas.
  • Propagar solapadamente la idea de que el pueblo venezolano apoya más las actividades del Sistema de Abreu (o los eventos feriales) que las actividades relacionadas con las Culturas Populares. Para darle sustento a esta “tesis” la derecha endógena va a comparar los conciertos de Dudamel (o los de Olga Tañón) con los conciertos que ha organizado el Sistema Nacional de las Culturas Populares. Lo que no van a decir los representantes de la derecha endógena es que las agrupaciones que pertenecen al Sistema Nacional de las Culturas Populares realizan sus actividades en medio de serios problemas logísticos: falta de apoyo mediático, ausencia de propaganda, fallas en el transporte, deficiencias en el sonido, improvisación en el hospedaje y en la comida, etc). Tampoco van a decir que las agrupaciones que pertenecen al Sistema Nacional de las Culturas Populares cobran cien veces menos que Dudamel y que Olga Tañón, y que, además, reciben su pago con muchas semanas de retraso. La jugada está muy clara: la derecha endógena promueve el fracaso de las Culturas Populares y luego “vende” la idea de que ese fracaso es responsabilidad de los Cultores y del propio Pueblo Venezolano que no muestra interés alguno por sus Culturas Populares. Cinismo y más cinismo…
  • Darle algo de apoyo a los músicos populares para ir aceitando la maquinaria electoral de cara a las elecciones del 2012. De todas las manifestaciones artísticas, la música es la que más "dividendos" le genera al proselitismo partidista. Como la derecha endógena sabe que Abreu y Dudamel no se van a "rebajar" participando en una campaña electoral, y como sabe también que Olga Tañón no va a ir a ninguna marcha, entonces le "abren los brazos" nuevamente a los músicos populares.
Si la derecha endógena le asignara a las Culturas Populares la mayor parte del presupuesto que maneja el Ministerio del Poder Popular para la Cultura, estaríamos en presencia de un gesto limosnero. Para que una estrategia como esa pueda ser considerada un acto de justicia, el Ministerio tendría que asumir la administración de los recursos que injustamente reciben Abreu y los Comités de Ferias.

Mensaje para el Sistema Nacional de las Culturas Populares (cultores, cultoras, agrupaciones y servidores públicos): el noble esfuerzo que muchos de ustedes están realizando merece un reconocimiento, sin embargo, debo recordarles lo siguiente: si no encaramos esta problemática ahorita, seremos víctimas de la derecha endógena y de nuestra propia ingenuidad.

martes, 23 de agosto de 2011

La Misión Música y su visión eurocentrista

Por: Yadira Albornoz

La gran inversión económica que significa alimentar una de las misiones más recientes: la misión música, no puede estar orientada a financiar la cultura musical europea, la cual ha dominado al mundo por más de cinco siglos. La misión música debe estar orientada a promover el desarrollo y difusión de la música que a diario (muy a pesar de la indiferencia de las instituciones culturales y sinfónicas) genera un gran números de compositoras y compositores Venezolanos y Latinoamericanos quienes utilizan el vasto y rico repertorio de elementos musicales que definen nuestro hemisferio para crear obras que reafirman nuestra identidad y género humano. No solo se trata de ejecutar un buen arreglo del “Alma Llanera” para orquesta sinfónica y conmover a la audiencia sino de masificar el desarrollo de un lenguaje sinfónico propio que represente a nuestro colectivo así como también difundir y afianzar en el inconsciente lo que ya existe en este ámbito.

Mayormente, las orquestas sinfónicas Venezolanas ejecutan música sinfónica europea y específicamente de Europa central; bástese ver los programas semanales: Beethoven, Mahler, Mozart, inclusive jornadas barrocas, clásicas, u ópera. Además, cuando se dispone una gira financiada por el estado, las orquestas sinfónicas así como otras formaciones musicales, llevan a Europa repertorio europeo. Nuestra música es tan compleja rítmicamente para los europeos que podrían traernos nuestra música bien ejecutada. A este respecto Maurice Wright, un reconocido compositor estadounidense me comentó durante una clase: “No hay duda que Mozart tocado por ustedes suena mejor” (refiriéndose a que las obras latinoamericanas son tan ricas rítmicamente que tocar Mozart se hace relativamente sencillo). Pero volviendo al tema, sería productivo buscar explicaciones a este fenómeno de pleitesía hacia Europa ¿Qué aspiramos? ¿Reconocimiento? ¿Qué queremos demostrar a la élite musical de Europa? ¿Complejo de identidad? ¿Acaso no basta con el reconocimiento propio? ¿O es que dicho reconocimiento no existe? Esta suerte de dependencia cultural en el ámbito sinfónico es el resultado de la dominación del norte sobre el sur, la cual ha creado esta necesidad excesiva de exaltar los valores sinfónicos europeos en detrimento del desarrollo de los propios.

Un proceso de transformación como el que vive Venezuela supone cambios profundos en torno a distintos aspectos devastadores que previenen la autonomía y el desarrollo de una nación. La dependencia psicomusical en el ámbito sinfónico forma parte de ese conjunto de aspectos y puede ser definida como un fenómeno psicológico que impide la autodeterminación. La dependencia psicomusical supone sometimiento y pasividad; aún peor una identificación total con quien se ha dado a la tarea histórica de convencernos, en muchos casos por la fuerza, de su supremacía cultural. Recientemente observé un documental que proyectaba a famosos directores orquestales europeos conmovidos al presenciar la labor de nuestras orquestas sinfónicas juveniles (¡que sin duda es extraordinaria!) en la promoción de lo que ellos consideran la música universal, es decir la música europea. En algunas de sus afirmaciones, estos directores, reiteraban que el futuro de la música sinfónica europea se encontraba en Venezuela ¿Con nuestro dinero? ¿Y el futuro de la enorme cantidad de compositoras y compositores quienes a pesar de que sus obras no son ejecutadas continúan componiendo, y que cuando sus obras, milagrosamente son incluidas en un programa, estas parecen trabajadas con displicencia? Parte de esta masa de artistas, desprovistos de complejo de identidad alguno, crean “hacia dentro” sin comerse la premisa Europea de la música universal sino que promulgan con su música el universo cultural Latinoamericano que ineluctiblemente debido al mestizaje promulga a África y a los pueblos Indoamericanos. En este sentido, el poder de las élites musicales de nuestro país han deseado desde siempre, y desde lo más profundo de sus entrañas psicocoloniales, “evangelizar” musicalmente a nuestras culturas indígenas, es decir, colocar en las manos de una niña o un niño indígena un violín, por ejemplo ¿Existe alguna razón lógica para cometer una acción o invasión de ese tipo? ¿No crees estimada o estimado lector que es necesario que respetemos los 11.000 años de desarrollo espiritual y psicológico de las culturas indígenas quienes han practicado el colectivismo debido a que fueron capaces de aplastar esa cosa que llaman ego, algo que muchas y muchos de nosotros utilizamos día a día para perpetuar el poder? ¿Es eso arte o agresión? Utilizando un ejemplo grotesco, imaginese usted por un momento que se encuentre en marcha un proyecto para crear una orquesta sinfónica en la Laguna de Sinamaica con la etnia Añú? Yo que poseo ascendencia indígena Kariña de solo imaginarlo me produce repulsión ¿Cómo justificar racional y humanamente un proyecto de esa naturaleza? ¿De qué serviría, que busca? ¿Civilizar? ¿Necesita esta etnia una orquesta sinfónica en su laguna? Estos pueblos son autosuficientes y sanos; poseen su patrimonio intelectual y un repertorio musical asociado a la existencia colectiva ¿Necesitan a Mozart? ¿Cúal es la necesidad de condicionarlos? Realmente lo único que posiblemente deseen es que se les respete, nosotras y nosotros los Orijunas necesitamos trascender nuestra ignorancia y aprender de estas culturas cuyos valores musicales se encuentran intrínsecamente asociados a la practica espiritual, algo que ni por asomo se practica en una orquesta sinfónica donde el arte es comprendida como una práctica individual y exhibicionista sin utilidad para desarrollar la consciencia. Un proyecto de ese tipo significaría replicar el trabajo de las llamadas Nuevas Tribus en el sur de Venezuela, erradicadas ya por decreto afortunadamente, las cuales contribuyeron a extinguir valores fundamentales de algunas de las etnias de ese territorio usando la mentira del individualismo y la entrega. ¿O es que realmente creemos que Beethoven es superior a un canto indígena cuando sabemos que solo son diferentes?

La identificación de los entes culturales y de la gran mayoría de las orquestas sinfónicas con la hegemonía musical Europea debe ser equilibrada con políticas que promuevan el desarrollo musical sinfónico interno como prioridad. La cultura es un motor importante para comenzar el desmontaje de nuestro colonialismo mental y garantizar un proceso de transformación realmente independiente. La misión música deberá desarrollar mecanismo para activar nuestro depauperado amor propio y reafirmar la identidad sinfónica musical Venezolana y Latinoamericana. Particularmente, Venezuela se ha caracterizado por un patrón de importación en todas las áreas (importamos más del 65% de lo que comemos) y el área cultural no escapa de esta realidad. Descalificar los esfuerzos actuales en la cultura no es la intención de este artículo, por el contrario y con mucho respeto por mis colegas, la proposición consiste en iniciar discusiones y análisis que originen propuestas para equilibrar el desbalance de los programas musicales que se ejecutan en nuestras salas. Europa universaliza su cultura mientras que nuestros compositores sinfónicos son mantenidos en la periferia por no ser considerados universales. Con este colonialismo mental de las instituciones del estado: ¿Cómo avanza un país hacia su soberanía cultural y científica? Los valores presentados como superiores y universales no se corresponden con nuestra realidad por muy extraordinaria que pueda ser la música sinfónica europea. Extraordinario sería escuchar las obras sinfónicas de nuestra gran Modesta Bor o de nuestro Heitor Villalobos.

Entiendo que nuestra música no es fácil de ejecutar, debido en parte y particularmente, a la extraordinaria complejidad de todos sus elementos especialmente el rítmico, el cual intimida a un músico con formación musical estrictamente Europea, es decir la formación que se recibe en los conservatorios nacionales y en las pocas escuelas de música a nivel universitario que existen en nuestro país. Por ejemplo, ¿Existen directoras o directores orquestales especialistas en música sinfónica Venezolana o Latinoamericana en nuestro país? El afamado director Mejicano, Eduardo Mata uno de los grandes estudiosos de las obras sinfónicas generadas en nuestro hemisferio murió muy joven y de manera abrupta, queda entonces el vacío.

Nuestro proceso de transformación no puede darse el lujo de auspiciar económicamente de manera compulsiva la proyección de la considerada música universal en detrimento de nuestro rico universo musical. Se deben crear estrategias profundas de estado, no se si ideológicas, pero primordialmente estrategias orgánicas y directas para crear una escuela Venezolana y Latinoamericana de Música y alcanzar plena autonomía musical y utilizar los grandes recursos que se invierten para formar músicos académicos “endógenos”, obviamente sin negar el aporte cultural de Europa, pero despegando de la simbiosis cultural. Nuestra tendencia ha sido imbricarnos intencional o inadvertidamente más en la proyección musical sinfónica de los países del norte que en las demandas y necesidades de la realidad cultural de Venezuela, Latinoamérica e inclusive el Caribe; no nos hemos planteado seriamente una reflexión sistemática sobre las áreas prioritarias de nuestra cultura musical académica que requieren mayor atención, empeño y seguimiento.

Un proceso de transformación requiere invertir recursos de Venezolanización de los estudios musicales sobre la base de nuestra propia perspectiva. Las políticas culturales institucionales muestran desinterés e ignorancia sobre la importancia de reafirmar nuestra identidad sinfónica. Si comparamos los esfuerzos a nivel musical con aquellos a nivel literario, notamos que los esfuerzos de proyección literaria Latinoamericana han sido excepcionales: La Biblioteca Ayacucho, complementada con los tres volúmenes del Diccionario Enciclopédico de las Letras de América Latina (DELAL) así como destacar las ediciones Latinoamericanas de Casa de las Américas de Cuba. ¿Qué pasa entonces con el apoyo contundente al arte musical Venezolano y Latinoamericano? Sin embargo, acaba de morir Adriano González León y no hubo homenaje póstumo. Es imperioso conocer e incluir en los programas de estudios musicales aquellos aspectos propios e identificadores que han sido marginados por la academia “Europeizante”, además de fortalecer y desarrollar una perspectiva Latinoamericana para el desarrollo de nuestra música. Por ejemplo, necesitamos desarrollar nuestro propio enfoque crítico musical y nuestros propios modelos de investigación musicológica, así como también se necesita una columna firme que difunda y promueva la creación musical sobre la base de nuestras condiciones y necesidades. Es muy escasa la participación y discusión sobre políticas musicales institucionales donde los profesionales de la composición tengan injerencia.

Por experiencia he observado que los músicos no son dados a reflexionar sobre política y mucho menos sobre políticas musicales pero esta actividad intelectual es vital debido a que la actividad musical se materializa y proyecta socialmente y si solo proyectamos la cultura musical foránea reafirmaríamos la cultura dominante en lugar de la nuestra que es débil en el ámbito sinfónico. ¿Tenemos catálogos de un pensamiento musical propio o somos simplemente receptores y usuarios del pensamiento musical que generó Europa? ¿Quién es el responsable de esta carencia, por supuesto que no es Bach, músico a quien adoro?

La misión música no puede ser parte de un proyecto ajeno pues la música no puede, con recursos estadales, continuar siendo una práctica alienada, exógena. Nuestros recursos deben estar destinados primordialmente a la causa musical interna con plena vocación autónoma, sin complejos, de tal forma de eliminar ese patrón psicológico de asimilar servil y dependientemente la música Europea. Es necesario generar estrategias para desarrollar conciencia sobre la necesidad de integrar nuestro proceso de constituir la música sinfónica de Venezuela y América Latina, debemos asumirnos como capaces de articular nuestra rica realidad musical. Como no soy ingenua creo honestamente que lo que ocurre en el ámbito académico musical a nivel sinfónico no es inocente si no una continuación de las políticas de globalización que no cesan después de más de cinco siglos. La misión música debe embarcarse en proyectos musicales endógenos que exalten la importancia de la soberanía musical y estimulen la creación musical interna, de otra forma será una iniciativa en favor del liderazgo y la hegemonía de la cultura dominante y de sus intereses.

yadira98@hotmail.com
Mérida, Venezuela

miércoles, 27 de julio de 2011

José Antonio Abreu vs. Julián Conrado


Una comparación inevitable y pertinente

Imposible prescindir, para comprender los avances, obstáculos, marchas y contramarchas de la revolución venezolana, de comparaciones odiosas que avergüenzan y confunden a quienes hemos apoyado la gesta bolivariana. El llamado Sistema de Orquestas Infantiles y Juveniles de Venezuela, se ha impuesto con éxito como el más peligroso proyecto de coloniaje ideológico que dirige la oligarquía en nuestro país. Semejante mamotreto perpetúa el vasallaje cultural, fomentando a la vez la subestimación de las raíces y valores propios de los latinoamericanos. Su fundador y principal promotor, José Antonio Abreu, es elevado por todos, sin distingos políticos, a la categoría de prócer nacional. Mientras, un revolucionario como Julián Conrado, extraordinario compositor y cantante popular, es secuestrado con miras a ser entregado a Colombia, para su extradición a Estados Unidos. Inevitable establecer comparaciones antinómicas por lo que significaría la entrega del cantante en los haberes culturales de nuestro complejo proceso.

Veamos:

1.- José Antonio Abreu jamás ha expresado públicamente su compromiso con el gobierno bolivariano y/o el Presidente Chávez. Dijo, en febrero del año 92, en entrevista alcahueta de CAP al diario El Nazional, con relación a la insurrección militar revolucionaria: “Hemos vivido una lamentable situación caracterizada por la insurgencia de un sector contra el orden constitucional de la República, pero mucho más allá de ello hemos presenciado la aplastante solidaridad nacional y mundial, en torno de la democracia venezolana, sistema dentro del cual nuestro pueblo ha decidido vivir y luchar”. ¡Oh, maravillas de la memoria!, semejante perla hemerográfica, podemos verla en
http://2.bp.blogspot.com/-g_3vMVIX0Fw/ThT2sVaKiCI/AAAAAAAAAAY/zyUeGIsFX3s/s1600/Imagen%2Bescaneada.jpeg ; Julián Conrado, ha expresado en numerosas canciones su compromiso con la revolución bolivariana y su Comandante Líder. Una pequeña muestra podemos disfrutarla en http://www.youtube.com/watch?v=iZDArwRbZXg

2.-José Antonio Abreu sobrevivió a la caída de la VI República, pasando y alternando de gobiernos adecos a copeyanos durante cuarenta años; Julián Conrado “resucitó” al bombardeo donde murió Raúl Reyes con veintisiete combatientes masacrados en territorio ecuatoriano y a dos cruentos bombardeos en el departamento del Putumayo, con más de doce combatientes aniquilados y numerosos heridos, en la hermana República de Colombia.

3.- José Antonio Abreu tramitó con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), y la anuencia de las autoridades bolivarianas, un préstamo por 200 millones de dólares para sostener el Sistema de Orquestas; Julián Conrado, perseguido por el DIJIN colombiano y la CIA también en Venezuela, le debe a la República Bolivariana unas consultas en paz, en un módulo de Barrio Adentro de Barinas, para tratarse unas delicadas dolencias que no pudo en su país en guerra.

4.- José Antonio Abreu promueve la obra de Bethoveen, Mozart, Wagner y otros respetables etcéteras del saber constituido y la cultura europeizante; Julián Conrado reivindica a Alí Primera, compone y canta cumbias, vallenatos y otros ritmos populares.

5.- José Antonio Abreu comenzó su carrera política en los años 60 en el grupo “Los desarrollistas”, estudiantes precursores de la doctrina neoliberal en la UCAB y cuyo mentor y financista era Pedro Tinoco; Julián Conrado formó parte del movimiento unitario de izquierdas Unión Patriótica que, a inicios de los años 80, perdió 5000 militantes en una “guerra selectiva” asesinados por el fascismo colombiano.

6.- José Antonio Abreu cuenta, desde su época como Presidente del Conac, cuando tarifó a los periodistas culturales, con amplia cobertura en los medios informativos (gobierneros y opositores); Julián Conrado debe hacer milagros para poderse comunicar a través de cartas clandestinas, enviadas desde la mazmorra donde está secuestrado.

7- José Antonio Abreu pregona, con un discurso hueco y evasivo, el uso de la música para negar y disfrazar la exclusión social y adormecer las conciencias. Él dice: “… Cuando tiene tres años de educación musical, toca Mozart, Haydn, ve una ópera: ese niño ya no acepta su pobreza, aspira a salir de ella y termina venciéndola” o sea bastará con que todos nuestros chamos ingresen en el susodicho Sistema para superar la exclusión social o, lo que es lo mismo: si tocan tambor, cuatro o maracas… ¡seguirán siendo esclavos! Dice, obviando la diferencia de clases: “Queremos convertir la música en un instrumento de desarrollo humano, como entendía Menuhin. Quien genera armonía tocando, empieza a conocer por dentro lo que es la armonía para la vida, y esto los chicos lo transportan, también, a sus familias, a su entorno, a su comunidad” ; Julián Conrado asume su arte como una vía para la liberación de los oprimidos : “El canto de los Pobres tiene el sentido de recoger las voces y los sentimientos de la justicia, de la insurrección, de la revolución, de la paz. Se trata de cantos en los que se expresa la pobreza…, la miseria de un pueblo que ha sido oprimido y explotado desde siempre; pero al mismo tiempo es una canción de esperanza… Uno no se puede quedar en el centro, la neutralidad es una mentira… En este sistema capitalista que explota y asesina, la neutralidad no puede existir…, no debe existir; quien no podría inmutarse frente a tanto crimen cometido por el régimen… al niño hay que enseñarle a ser sencillo, honrado y a luchar por su pueblo; algo muy lindo” (
http://www.resistencia-colombia.org/index.php?option=com_content&view=article&id=1093:crb&catid=14&Itemid=50 )

8.- José Antonio Abreu recibió el Premio Príncipe de Asturias que otorga la corona española (¿Lo recuerdan? el mismo otorgado al periodista tramposo de Venevisión que hizo el “reportaje” el 11 de abril, manipulando las imágenes de Puente Llaguno); Julián Conrado es solicitado desde Colombia, por cargos amañados desde la Fiscalía de ese país, para ser entregado a Estados Unidos acusado de narcoterrorismo. Curiosamente para la fecha de su captura no tenía en su país natal ningún proceso en contra. (
http://www.sipse.com/noticias/105643-pagaran-recompensa-captura-julian-Julián Conrado.htm ). El tiempo transcurrido desde su secuestro habrá dado tiempo al poli fascismo colombiano de armar el pasticho legal. El “único delito” públicamente conocido y comprobable es la docena de producciones musicales, en acetatos, cintas o CD´s.

9.- José Antonio Abreu fue Ministro de Cultura de CAP, Caldera y funcionario de alto rango de Jaime Lusinchi y Luis Herrera; Julián Conrado artista y combatiente insurgente, a las órdenes de Manuel Marulanda, como miembro de la Comisión Temática para los Diálogos de Paz en la “Zona de Despeje” de San Vicente del Caguán, Caquetá, cuando el Presidente Andrés Pastrana.

Las comparaciones son las dos caras de una misma moneda: el debate y la lucha de clases en el terreno del arte y la cultura, área que, en última instancia, define los cambios sociales en su esencia más humana. Son antinomias de la lucha feroz que libran en el campo ideológico los factores en confrontación antagónica. La voz y guitarra de Julián, oloroso a selva libertaria y “… sin tanto perendengue”, frente al viejo zorro oportunista Abreu y su niño bonito Gustavo Dudamel, imagen corporativa de Rolex. Esta y otras batallas futuras tenemos planteadas.

El heroico líder de la lucha antifascista de Europa y revolucionario búlgaro Jorge Dimitrov, certeramente dijo “A la traición en ideología es inevitable que suceda la traición en política.” Ojalá, la moneda que gira en el aire en este caso de Conrado, termine cayendo para el lado que conviene a los pueblos oprimidos.

Arturo Ramos
Trabajador cultural

arturoramos1970@gmail.com

http://apiavirtual.net/2011/07/26/jose-antonio-abreu-vs-julian-conrado/